Home Ciberguerra China, sospechosa de ciberataque al ejército británico

China, sospechosa de ciberataque al ejército británico

Un ciberataque masivo contra el ejército británico ha expuesto los nombres y datos bancarios de miles de soldados británicos, dijeron funcionarios el martes.

El primer ministro Rishi Sunak y el ministro de Defensa, Grant Shapps, dijeron que había indicios de que un “actor maligno” era el responsable del ataque.

“Quiero asegurarle a la gente que el Ministerio de Defensa ya ha tomado la medida de desconectar la red y asegurarse de que las personas afectadas reciban el apoyo adecuado”, dijo Sunak.

Ni Sunak ni Shapps nombraron a China como culpable, pero la BBC y otros medios de comunicación británicos informaron que se sospecha que los piratas informáticos chinos son responsables de la infracción.

“No podemos descartar la participación del Estado”, dijo Shapps a la Cámara de los Comunes. Pero no destacó a China.

Sin embargo, el portavoz de defensa del Partido Laborista, John Healey, quiso saber por qué “se ha informado claramente a los medios de comunicación que China estaba detrás” del ataque llevado a cabo contra un sistema de nómina de terceros que contenía información de hasta 272.000 efectivos de las fuerzas armadas.

Shapps dijo que los funcionarios británicos desconectaron el sistema “inmediatamente” y comenzaron una investigación sobre el ataque y SSCL, el contratista afectado por el ciberataque. Dijo que “no había evidencia de que se hubiera eliminado ningún dato”.

Tobias Ellwood, legislador británico y ex presidente de un comité de defensa parlamentario, señaló a China como el probable culpable. “Apuntar a los nombres del sistema de nómina y los datos bancarios del personal de servicio; esto sí apunta a China porque puede ser parte de un plan, una estrategia para ver quién podría ser coaccionado”, dijo Ellwood a la radio de la BBC.

En marzo, Gran Bretaña y Estados Unidos acusaron a piratas informáticos vinculados al gobierno de China de llevar a cabo una campaña global de ciberataques “maliciosos” contra funcionarios, periodistas, activistas y corporaciones prodemocracia estadounidenses y el organismo de control electoral británico.

Ambos países impusieron sanciones a varias personas. Estados Unidos acusó a varios piratas informáticos que se cree residen en China.