Home Concientización Mixers, cajeros y el peligroso mundo de las apuestas online para menores

Mixers, cajeros y el peligroso mundo de las apuestas online para menores

Los mixers son servicios online que permiten mezclar criptomonedas de diferentes fuentes en un mismo “monedero” virtual. Esto dificulta rastrear el origen de esos fondos. Aunque pueden usarse para proteger la privacidad, los mixers también facilitan actividades ilegales como el lavado de dinero y la ludopatía infantil.

El 9,3% de los estudiantes de 12 y 13 años reconoce haber jugado con dinero online en los últimos 12 meses. Esta práctica está notablemente más extendida entre los chicos que entre las chicas de esta edad (12,6% vs 6,0%). Entre los estudiantes de 14 a 18 años la prevalencia de juego online aumenta hasta el 10,7%. (Encuesta sobre Uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias en España (ESTUDES) del 2023).

Un papel clave lo desempeñan los llamados “cajeros” – individuos inescrupulosos que actúan como intermediarios. Reciben dinero en efectivo de menores de edad y lo convierten en criptomonedas a través de los mixers. Luego apuestan esos fondos “limpios” en sitios de juegos online en nombre de los menores, creando cuentas anónimas.

Los cajeros explotan la falta de verificación de edad sólida y el anonimato que brindan las criptomonedas. Un menor sólo necesita contactar a un cajero, entregarle dinero en efectivo y recibirá a cambio un monedero virtual con fondos limpios para apostar online sin restricciones.

La accesibilidad, el anonimato y la falta de controles facilitan que niños, niñas y adolescentes queden atrapados en un ciclo adictivo devastador, con efectos como problemas financieros, escolares, familiares, ansiedad, depresión e incluso pensamientos suicidas.

Los mixers y cajeros aprovechan los vacíos legales creados por la naturaleza descentralizada de las criptomonedas, sin embargo, hay sitios de apuestas y casinos online legítimos y regulados que no aceptan depósitos provenientes de mixers, precisamente para evitar facilitar el blanqueo de capitales y actividades ilegales. Estos operadores solo permiten métodos de pago convencionales tras verificar “rigurosamente” la identidad y edad de los apostadores.

Es crucial que padres, educadores, funcionarios y legisladores tomen medidas contundentes: pensar en mejores y mayores controles de edad, educación sobre riesgos y recursos para prevención y tratamiento de la ludopatía infantil. Los mixers y cajeros deben ser regulados y vigilados estrictamente para evitar que sigan explotando a menores. El futuro de una generación entera está en juego.