Home Data Governance El desafío de la privacidad con los Apple Vision Pro

El desafío de la privacidad con los Apple Vision Pro

Por Daniel Monastersky, Director del Centro de Estudios en Ciberseguridad y Protección de Datos (CECIB) de la Universidad del CEMA y socio en Data Governance Latam.

Los Apple Vision Pro, el nuevo producto de la compañia de la manzanita que fusiona el contenido digital con el mundo físico, prometen revolucionar la manera en que interactuamos con la tecnología. Sin embargo, al igual que con cualquier nuevo avance tecnológico, debemos analizar detenidamente las implicaciones para la privacidad y la protección de datos a la luz de la legislación vigente en esta materia.

El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de la Unión Europea y otras leyes de privacidad establecen principios clave como la limitación de la finalidad, la minimización de datos, la exactitud, integridad y confidencialidad. Estos anteojos recopilan una gran cantidad de datos personales muy sensibles, como información biométrica a través de los sensores de seguimiento ocular y mapas 3D de nuestros rostros y entornos.

Limitación de la finalidad: Los datos personales solo pueden ser recopilados y utilizados para propósitos específicos, legítimos y previamente establecidos.

Minimización de datos: Solo se deben recopilar y almacenar los datos estrictamente necesarios, nada de más.

Exactitud, integridad y confidencialidad: Los datos deben ser precisos, completos y mantenerse seguros, sin acceso ni divulgación no autorizados.

Una de las mayores preocupaciones es el potencial uso indebido de esta información biométrica por parte de Apple o terceros no autorizados en caso de compromisos de datos. El RGPD, por ejemplo, considera a los datos biométricos como una categoría especial de datos y requiere un nivel más alto de protección. Las empresas deben aplicar medidas técnicas y organizativas apropiadas para garantizar la seguridad de estos datos sensibles.

Otro riesgo es la posible falta de transparencia y control por parte de los usuarios sobre cómo se recopilan y utilizan sus datos personales. El principio de limitación de la finalidad exige que estos se recopilen con fines determinados, explícitos y legítimos. ¿Estará claro para los usuarios exactamente qué datos se recopilan y cómo se utilizarán?

Además, los Apple Visión Pro prácticamente pueden crear un registro permanente de todo lo que vemos y escuchamos, lo que plantea inquietudes sobre la privacidad y la minimización de datos. ¿Los usuarios serán realmente dueños de sus datos y podrán decidir qué se recopila y cuándo se eliminan?

Si bien esta tecnología abre nuevos horizontes, el cumplimiento de la legislación sobre privacidad y protección de datos debe ser una prioridad desde el diseño. Apple y los desarrolladores de aplicaciones deben implementar medidas de privacidad por diseño y por defecto, como el cifrado de datos, controles de acceso sólidos y opciones claras para que los usuarios gestionen sus datos personales de acuerdo con sus derechos.

A medida que nos adentramos en esta nueva era, las empresas tecnológicas deben demostrar su compromiso con las normativas de protección de datos vigentes y los derechos fundamentales de las personas. Solo así podremos aprovechar todo el potencial de estas tecnologías disruptivas sin comprometer nuestros derechos y libertades individuales.