Home Opinión ¿Y tú quién eres, defensor de la privacidad?

¿Y tú quién eres, defensor de la privacidad?

Por Luca Bolognini

Abogado especialista en Protección de datos / Socio Fundador de ICT Legal Consulting / Fundador y socio de ICT Cyber Consulting SRL.

 

Queridas lectoras y queridos lectores,

¿Pero quiénes somos en realidad? ¿Somos aquellos que arrojan complacientes, sin demora, las primeras piedras contra aquellos que han cometido errores? ¿Somos los que maldicen sin restricciones a aquellos afectados por un delito, porque seguramente “se lo buscaron”? ¿Aquellos que señalan de inmediato a los imperfectos, mientras pontifican a favor de la imperfección humana frente al perfeccionismo artificial? ¿Somos los que dicen “Dios perdona, yo no”? ¿Los que convierten la ciberseguridad y la privacidad en una ideología contra los “dueños de los medios digitales”, justificando acciones criminales neobrigatistas? ¿Los mejores con la perspectiva posterior? ¿Los que siempre se alegran de las sanciones y amplifican la noticia? ¿Los puristas bienpensantes, enérgicos y leoninos frente al teclado? ¿Llevamos la Verdad en el bolsillo?

Hablando de verdad, ¿sabemos qué pasará con nuestra competencia, con la “necesidad de nosotros” como profesionales y gerentes mañana, cuando la Inteligencia Artificial, generativa o no, especializada o incluso general, impregne todos los ámbitos? ¿Sentimos que nuestro “mañana” ocurrirá en pocos años y que la cuestión no está lejos en el tiempo y no solo concierne a nietos y bisnietos?

En este momento del año, padres e hijos más jóvenes asisten a jornadas de puertas abiertas en escuelas secundarias y universidades, para orientarse y comprender mejor qué elección abrazar para su futuro educativo y laboral incierto. Se dice que el bachillerato clásico, desde siempre, mucho más que las alternativas, sirve para no servir de inmediato, para no prejuzgar, para preparar la mente a la apertura mental, la lógica, la profundidad cultural e intelectual. A la duda. Larga vida al bachillerato clásico, la escuela de las lenguas muertas, en la era de la automatización del pensamiento. También porque, en este momento, más que una sospecha, no solo el latín o el griego antiguo están muertos: mucho de lo que sabemos y podemos hacer hoy corresponderá en muy pocos años a la categoría de “materias muertas”, debido a la IA. Deberíamos tomar todo como una gran lección del bachillerato clásico: ¿todavía es necesario aprender de memoria los verbos irregulares griegos en los años 20 del siglo XXI? ¿Es necesario declinar, conjugar, traducir? ¿Es necesario conocer hechos e intrigas de dos o tres mil años atrás? Creo que sí, como será necesario memorizar conceptos informáticos, sentencias, posiciones jurisprudenciales, referencias normativas, entenderlos, criticarlos, argumentarlos, aunque la Inteligencia Artificial, en teoría, pueda aparentemente hacer inútiles estos ejercicios y hacerlo mejor en pocos segundos de cálculos. Sigamos manteniendo la mente humana entrenada, aunque parezca superflua, no solo para evitar la atrofia (lo cual ya sería un buen “motivo”, como para el físico); porque es nuestra mente perdonadora la que nos salvará, la que calculará los equilibrios, descubrirá las metáforas clave necesarias para descifrar y gobernar el nuevo mundo.

El detalle que ven en la portada es fruto de una casualidad, diría que afortunada. Esta es la imagen completa, desde el techo de mi terraza romana.

Es un error, un “breach” podría definirlo, porque mi hija Bianca apretó accidentalmente un tubo de pintura azul mientras pintaba una hoja, y el resultado fue una mancha en el enlucido sobre su cabeza. El primer instinto parental habría sido reprenderla por vandalismo (no intencional); pero habría sido un error peor que el error. Al mirar más de cerca, más allá del elemento subjetivo de culpabilidad o no culpabilidad de la salpicadura, surgió un símbolo, una marca, algo único y original. Lo conservamos, es una obra de arte y está sobre nosotros.

¿Qué tiene que ver la crítica a los extremismos ideológicos de los escribas complacientes, que arrojan piedras ante cada violación de datos o sanción de las autoridades, con este error en el techo y con la elección de preservarlo, de valorarlo? Y las materias muertas post-Inteligencia Artificial, ¿deben cultivarse en el futuro como en el bachillerato clásico cultivamos griego y latín? Tienen relevancia. Así como tiene relevancia el hecho de que pida a quienes comienzan a trabajar con nosotros en el estudio legal y en el Instituto que lean atentamente mis libros “Follia Artificiale”, “L’Arte della Privacy” y “Diritto Dipinto”. No los volúmenes jurídicos, ni los comentarios que he escrito a lo largo de los años, para esos habrá tiempo y lugar en caso necesario. No lo pido por narcisismo o egocentrismo profesional; al contrario, me gusta cuando dedicamos tiempo a discutirlo y ellos cuestionan, a veces duramente, lo que encuentran escrito en esas páginas inusuales. Sin embargo, deseo que comprendan la “longitud de onda”, tanto en lo bueno como en lo malo, y desarrollen y mantengan la capacidad de razonamiento metafórico, lateral, amplio, sin el cual serían (serán, seremos) superados por cualquier sistema de IA al servicio del bufete de abogados. No quiero trabajar con calculadoras arrogantes y lanzadoras de piedras, sino con desgajadores geniales, empáticos e irregulares, competentes pero tolerantes, refutadores de correlaciones, impugnadores de verdades, saltadores de carriles y soldadores de sentidos opuestos, intérpretes de filigranas emotivas, calentadores de teoremas fríos, asumidores de responsabilidades errantes y portadores sanos de coraje psíquico, artistas de la reinterpretación, cantores de melodías normativas, protectores de la libertad, cultivadores de preguntas y de soluciones desconcertantes. Y mucho más. Creo que eso es lo que esperan, y siempre esperarán, los demás de nosotros, incluso en la era de la superinteligencia artificial.

Los especialistas, ya sea en la profesión, en la empresa, o en la administración pública, tendrán competencias y experiencias, pero también cualidades humanas metafóricas y de inteligencia psicoemocional, es decir, grandes mentes y grandes corazones. O no (sobre)vivirán más, en el reino de su majestad, la Inteligencia Artificial.

Un cordial saludo,

Luca Bolognini

Fuente:

L’Arte della Privacy

La newsletter ispirata al libro L’Arte della Privacy – Metafore sulla (non) conformità alle regole nell’era data-driven

Suscribirse