Home Gobierno Google pagará 392 millones de dólares, en un caso histórico de privacidad

Google pagará 392 millones de dólares, en un caso histórico de privacidad

Google pagará 391,5 millones de dólares para resolver una demanda presentada por decenas de fiscales generales de Estados Unidos por sus prácticas de seguimiento de la ubicación.

La demanda se presentó después de que un artículo de Associated Press allá por 2018 revelara que Google “registra tus movimientos incluso cuando le dices explícitamente que no lo haga”.

En él se señalaba que, aunque el ajuste “Historial de ubicaciones” está desactivado por defecto y debe ser activado por los usuarios, esto les adormecía en una falsa sensación de seguridad sobre su privacidad. Esto se debe a que otro ajuste, “Actividad de la web y de las aplicaciones”, se activa automáticamente cuando los usuarios crean una cuenta de Google, incluso para los dispositivos Android.

Esta función permitía a Google seguir recopilando datos de localización sin el conocimiento de la mayoría de los consumidores.

La Oficina del Fiscal General de Connecticut (OAG) argumentó que los datos de localización son vitales para el negocio de los anuncios digitales de Google, pero también se encuentran entre los datos más sensibles que recoge de los usuarios, exponiendo potencialmente su identidad, rutinas y otros detalles personales.

El acuerdo limitará el uso y el almacenamiento de los datos de localización por parte de Google y obligará al gigante tecnológico a hacer más fáciles los controles de sus cuentas. También estipula que la empresa tiene que

-Mostrar información adicional a los usuarios cada vez que activen o desactiven un ajuste de la cuenta relacionado con la localización

-Hacer que la información sobre el seguimiento de la ubicación sea transparente para los usuarios

-Mantener una página web dedicada a proporcionar información detallada sobre los tipos de datos de localización que Google recopila y cómo se utilizan.

 

El fiscal general de Connecticut, William Tong, argumentó que el acuerdo era una “victoria histórica” para los consumidores. Sin embargo, algunos expertos sostienen que el acuerdo es insatisfactorio.

Chris McLellan, director de operaciones de la organización sin ánimo de lucro, Data Collaboration Alliance, dijo que, en última instancia, los consumidores salen perdiendo, ya que las grandes empresas tecnológicas pueden simplemente absorber estos pagos financieros como un coste de hacer negocios.

“Las multas no son la respuesta. Tenemos que fomentar el uso de nuevas tecnologías, normas y metodologías que ayuden a abordar las causas fundamentales del caos de datos: los silos y las copias”, añadió McLellan.

Con información de Forbes.