Home Ciberguerra El software espía Pegasus, se utiliza contra el movimiento prodemocrático de Tailandia

El software espía Pegasus, se utiliza contra el movimiento prodemocrático de Tailandia

El Citizen Lab, una iniciativa de investigación interdisciplinar centrada en las tecnologías de la información y la comunicación y en los derechos humanos de la Universidad de Toronto, afirma que el software espía Pegasus, está utilizándose contra el movimiento prodemocrático tailandés.

En una operación denominada GeckoSpy, la investigación reveló una “amplia campaña de espionaje” dirigida a los manifestantes y activistas prodemocráticos del país. La metodología de la investigación se basó en la ciencia forense digital, mediante la cual se recogieron y analizaron las pruebas de los iPhones de las víctimas y de los objetivos potenciales, y el Citizen Lab tenía un alto grado de confianza en que al menos “30 individuos fueron infectados con el software espía Pegasus de NSO Group” entre octubre de 2020 y noviembre de 2021. Esto fue analizado y verificado independientemente por el Laboratorio de Seguridad de Amnistía Internacional.

La investigación se inició a raíz de las notificaciones “enviadas por Apple a miembros de la sociedad civil tailandesa en noviembre de 2021”, donde muchos de los que recibieron las advertencias comenzaron a ponerse en contacto con organizaciones de la sociedad civil. Esto se produce en un momento en el que las protestas prodemocráticas se están generalizando, y el gobierno las contrarresta con un mayor uso de la vigilancia y la represión, especialmente desde el golpe de Estado de 2014. La introducción de controles y equilibrios contra los poderes de vigilancia draconianos y en constante evolución del gobierno ha fracasado hasta ahora.

NSO Group ha rechazado cualquier acusación de mala conducta, afirmando que sus productos deben utilizarse “de manera legal y según las órdenes judiciales y la legislación local de cada país.” Sin embargo, el informe de The Citizen Lab critica esta respuesta, afirmando que hay pruebas significativas de abuso del software espía Pegasus “contra numerosas víctimas en múltiples países” y que la empresa tecnológica tiene un desprecio por “los derechos humanos en el extranjero”.