Home Ciberguerra Se cree que ciberdelincuentes rusos están detrás de la filtración de los...

Se cree que ciberdelincuentes rusos están detrás de la filtración de los planes del Brexit

Un grupo de piratas informáticos de Rusia, podría estar detrás de la filtración de una lista de correos electrónicos entre el ex director del MI6 Sir Richard Dearlove, Gisela Stuart, Robert Tombs y otras figuras políticas del gobierno de Theresa May entre agosto de 2018 y julio de 2019.

Según una investigación de Reuters, el caché de correos electrónicos interceptados contenía planes de Brexit alternativos al acuerdo de salida de la UE “limpio” de May y fue filtrado al público por el grupo de hackers ruso, Coldriver.

El grupo Coldriver, que también habría estado detrás de una reciente campaña de phishing en Ucrania, habría publicado el grupo de correos electrónicos en un sitio web llamado “sneaky strawhead” bajo el título “Very English Coop d’Etat”, según el jefe del Grupo de Análisis de Amenazas de Google, Shane Huntley.

El ejecutivo explicó a Reuters cómo Google pudo ver la conexión entre la filtración y Coldriver “a través de indicadores técnicos”, pero se negó a proporcionar información adicional sobre esa conexión.

Aunque la autenticidad del correo electrónico aún no ha sido confirmada oficialmente, Dearlove confirmó a Reuters que era “muy consciente de una operación rusa contra una cuenta de Proton[mail] que contenía correos electrónicos para y de mí.”

Al mismo tiempo, el ex jefe del MI6 hizo un llamamiento a la prudencia, destacando que los correos electrónicos filtrados deben ser tratados con cautela teniendo en cuenta “el contexto de la actual crisis en las relaciones con Rusia.”

Entre las acusaciones mencionadas en las filtraciones de correos electrónicos se encuentra la llamada “Operación Sorpresa”, un plan encabezado por Dearlove y cuyo objetivo era destituir a May y sustituirla por Boris Johnson.

La filtración se produce casi un año después de que la Cámara de los Comunes del Reino Unido impulsara la formación cibernética de la mayoría de sus funcionarios tras las filtraciones de seguridad de las cámaras de seguridad de Whitehall por el escándalo de Matt Hancock.