Home Sociedad Falta de inspiración: solo el 12% de las mujeres argentinas en el...

Falta de inspiración: solo el 12% de las mujeres argentinas en el sector de tecnología tuvo un modelo a seguir femenino

Casi un cuarto (24%) de las mujeres argentinas que trabajan en la industria de TI y tecnología afirma que la falta de mujeres en el sector las hizo dudar de ingresar a la profesión, según el último informe Women in Tech de Kaspersky, “¿Dónde estamos ahora? Entendiendo la evolución de las mujeres en la tecnología”. Destacando la importancia de los modelos a seguir en la búsqueda de la diversidad de género en el sector tecnológico, la investigación también encontró que solo el 12% de las mujeres que trabaja actualmente en este ámbito a nivel nacional fueron alentadas a asumir un papel en TI o tecnología por un modelo a seguir femenino.

La investigación, la cual incluyó a 13,000 hombres y mujeres en 19 países que trabajan en TI, reveló que, en Argentina, cuatro de cada 10 de las mujeres (41%) dio con su rol actual a través de su propia investigación. Un número similar (43%) se animó a incursionar en la industria de la tecnología durante su formación educativa gracias a su escuela, colegio o universidad. Estos resultados muestran señales tempranas de cambio durante las primeras etapas; sin embargo, la actual falta de representación femenina continúa siendo una barrera clave para lograr una fuerza laboral diversa.

A pesar de los pasos positivos para revertir los estereotipos de género dentro de la industria, reorganizar las estructuras organizacionales y cambiar las actitudes culturales, el cambio es limitado dado a la falta de una mayor representación femenina. Si no hay ejemplos a seguir, no existe un camino claro que guie a las jóvenes de la educación a la industria y luego a puestos de alto nivel en lo que avanzan en su carrera.

“El dicho de ‘No puedes ser lo que no puedes ver’ resume esta estadística. Indudablemente a las niñas y jóvenes les hacen falta modelos femeninos a seguir en la industria de la tecnología y por eso, quienes hoy formamos parte del sector debemos abrir la puerta a las futuras generaciones y demostrar las ventajas de trabajar en uno de los sectores más importantes de la actualidad; el sector que hizo la diferencia durante la pandemia del Covid-19, la cual puso al mundo de cabeza y que, gracias a la tecnología, no se detuvo. Nosotras debemos salir a hablar de nuestras experiencias, de que somos seres humanos como cualquier otro y que, si nosotras estamos en la industria, las niñas y jovencitas que están por elegir carrera pueden hacerlo también”, afirma Andrea Fernández, gerente general para la región SOLA en Kaspersky.

Los hallazgos de la investigación también respaldan la opinión de que las mujeres le pueden abrir el camino a otras mujeres. El contar con un mayor número de modelos a seguir en TI resaltará las habilidades y los beneficios que se pueden obtener de una carrera en el sector para las próximas generaciones. De los encuestados argentinos, cerca de la mitad (48%) señaló las habilidades para resolver problemas como un ejemplo principal, mientras que el 48% simplemente aludió a los salarios positivos que se pueden lograr. Desafortunadamente, estos aspectos positivos no llegan a las jóvenes interesadas en incursionar una carrera en tecnología. Sin embargo, si se logran mejoras en esto, más mujeres ingresarán a la industria y se destacarán, convirtiéndose así en modelos a seguir para la próxima generación, creando un efecto de bola de nieve positivo.

Para Carolina Mojica, gerente de productos para el consumidor, regiones SOLA y NOLA en Kaspersky, hay muchas maneras de cambiar la narrativa para las mujeres, comenzando con “desmitificar los mitos”.

“Un mito es la creencia de que todos los trabajos de tecnología se tratan de codificación o programación. De hecho, las principales habilidades empresariales y sociales que los gerentes desean para las nuevas contrataciones en ciberseguridad son precisamente los soft skills: habilidades analíticas, comunicación y pensamiento crítico, ya que estas no son tan fáciles de adquirir como las habilidades técnicas. En cuanto a carreras, existen muchas más oportunidades de empleo en el sector que tal vez no sean tan obvias, como la gestión de productos, la gestión de proyectos, soporte técnico, capacitación, comunicación (incluyendo al periodismo), marketing, leyes, etc. No existe un camino único que conduzca a una profesión en tecnología”, señala Mojica.

Según Mojica, al tomar medidas ahora para garantizar que más mujeres no solo ingresen al sector, sino que también triunfen en él, resultará en que se conviertan en una luz orientadora para generaciones futuras. “Con todo el progreso logrado en esta área hasta ahora, la discusión debe continuar para que se pueda alcanzar una verdadera igualdad de género”, agrega.

Puede encontrar más detalles en el informe completo “¿Dónde estamos ahora? Entendiendo la evolución de las mujeres en la tecnología”.