Home Gobierno Liberan a la directora financiera de Huawei, tras admitir que engañó a...

Liberan a la directora financiera de Huawei, tras admitir que engañó a un banco

La directora financiera de Huawei está finalmente de vuelta en China, después de llegar a un acuerdo con las autoridades estadounidenses. La mujer admitió haber desempeñado un papel fundamental en un esquema diseñado para defraudar a una institución financiera mundial.

Meng Wanzhou, hija del fundador de Huawei, Ren Zhengfei, fue acusada por Estados Unidos, en 2019, por cargos relacionados con el supuesto incumplimiento de las sanciones estadounidenses a Irán por parte de la empresa.

Según el Departamento de Justicia (DoJ), ella mintió a un socio bancario sobre la escala y la naturaleza de los negocios de las firmas en Irán para preservar la relación con la institución financiera.

En concreto, dijo al alto ejecutivo del banco que la filial Skycom, que operaba en Irán, era sólo un socio comercial y no estaba totalmente controlada por Huawei. También, que Huawei había vendido todas sus acciones en Skycom, cuando, en realidad, las vendió a otra entidad controlada por Huawei.

El Departamento de Justicia dijo que también mintió al afirmar que Huawei “opera en Irán en estricto cumplimiento de las leyes, reglamentos y sanciones aplicables” y que “no ha habido ninguna violación de las normas de control de las exportaciones” por parte de “Huawei o cualquier tercero con el que trabaje Huawei”.

Como resultado de sus falsas garantías, el banco ayudó a liquidar alrededor de 100 millones de dólares en transacciones de Skycom, algunas de las cuales provenían de sus transacciones con Irán, contraviniendo las sanciones de Estados Unidos.

Según el acuerdo de declaración de culpabilidad, Meng se declaró no culpable de los cargos de fraude bancario y fraude electrónico, conspiración para cometer fraude bancario y conspiración para cometer fraude electrónico, pero admitió la mayoría de los hechos que sustentan el caso del DoJ.

Meng había estado bajo arresto domiciliario en Canadá a la espera de ser extraditada a Estados Unidos cuando se cerró el acuerdo. Sin embargo, los dos canadienses detenidos por las autoridades chinas, en una aparente táctica de respuesta, fueron liberados poco después, aparentemente contrarrestando las afirmaciones de Pekín de que habían cometido graves delitos de espionaje.