Home Sociedad La última defensa contra las estafas bancarias: Su voz

La última defensa contra las estafas bancarias: Su voz

El gigante bancario británico HSBC protegió casi 249 millones de libras (346 millones de dólares) del dinero de sus clientes de los estafadores solo en el último año, gracias a una tecnología de reconocimiento de voz que hace un mejor trabajo de identificación de un usuario durante una llamada telefónica.

El sistema de voz, llamado Voice ID, se introdujo en 2016 para aumentar la seguridad de las transacciones bancarias realizadas por teléfono. De momento, los resultados parecen prometedores: la tasa de intentos de fraude telefónico de este año ha descendido un 50% respecto al anterior.

Desde 2016, Voice ID ha identificado 43.000 llamadas telefónicas fraudulentas y ha evitado que 981 millones de libras esterlinas (1.300 millones de dólares) del dinero de los clientes cayeran en manos de piratas informáticos malintencionados, dijo HSBC.

La identificación por voz se introdujo para sustituir el requisito de proporcionar complejos números de seguridad formados por dígitos aleatorios, o de responder a preguntas de seguridad que algunos usuarios podrían tener dificultades para recordar.

Los clientes se inscriben en el servicio registrando su huella vocal. Cuando, más adelante, llamen por teléfono a su banco para una operación concreta, se les pedirá primero que digan una frase corta, que será analizada por Voice ID comparándola con el registro original para asegurarse de que las voces coinciden y de que la persona que llama es auténtica.

Además de hacer el proceso más cómodo, HSBC argumenta que la tecnología es más segura: mientras que los piratas informáticos pueden robar o adivinar códigos o contraseñas personales para pasar los controles de seguridad, es mucho más difícil replicar la voz de alguien.

Para identificar a un cliente, Voice ID comprueba más de 100 rasgos físicos y de comportamiento de la voz, como la velocidad a la que habla el interlocutor o cómo enfatiza las palabras, según HSBC. El banco sostiene que la tecnología es lo suficientemente sensible como para detectar si alguien está suplantando al interlocutor o reproduciendo una grabación, a la vez que es capaz de identificar correctamente una voz incluso si la persona que llama está resfriada o tiene dolor de garganta.

Debido a la rápida digitalización de los servicios, provocada por la pandemia del COVID-19, el banco ha experimentado un reciente aumento de clientes que se apuntan a Voice ID, y la tecnología ya ha sido adoptada por 2,8 millones de usuarios. Según Mills, actualmente 14.000 clientes se inscriben en Voice ID cada semana.

El problema no se limita al reconocimiento de voz. A medida que se prestan cada vez más servicios de forma digital, se proyecta el uso de biometría de todo tipo para autorizar procesos sensibles.

Con información de: ZDNet.