Home Ciberguerra EE.UU. acusa a ciudadano ruso de conspiración de fraude electrónico

EE.UU. acusa a ciudadano ruso de conspiración de fraude electrónico

Un miembro de una organización dedicada a perturbar el sistema político de los Estados Unidos ha sido acusado de conspiración de fraude electrónico.

El gerente del Proyecto Lakhta, Artem Mikhaylovich Lifshits, de San Petersburgo (Rusia), está acusado de utilizar documentos de identidad robados a ciudadanos estadounidenses para abrir cuentas fraudulentas en el sector bancario y en los intercambios de divisas.

Según una denuncia penal presentada en el Distrito Este de Virginia, el joven de 27 años utilizó las cuentas tanto para promover las operaciones de influencia del Proyecto Lakhta como para su propio enriquecimiento personal.

Con base en Rusia, el Proyecto Lakhta fue creado para participar en operaciones de interferencia política y electoral. Sus miembros han sido acusados anteriormente de conspirar para interferir en las elecciones de mitad de período de 2018, utilizando los medios sociales y el correo electrónico para crear y amplificar contenidos sociales y políticos divisorios dirigidos a una audiencia estadounidense.

“Desde al menos mayo de 2014, el objetivo declarado del Proyecto Lakhta en los Estados Unidos ha sido perturbar el proceso democrático y propagar la desconfianza hacia los candidatos a cargos políticos y el sistema político en general”, dijo un portavoz del Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

Durante los seis años anteriores, el Proyecto Lakhta ha tratado de ocultar sus actividades perturbadoras actuando por conducto de varias entidades, entre ellas el Organismo de Investigación de Internet (IRA). El Departamento de Traducciones, en el que Lifshits ha desempeñado una función de gestión desde alrededor de enero de 2017, es presuntamente responsable de gran parte de las operaciones de influencia del Proyecto Lakhta.

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos dijo que los intentos del Proyecto de explotar los acontecimientos en los Estados Unidos y de poner a sus ciudadanos engañados unos contra otros, siguen en curso.

Con información de: Cointelegraph.