Home Sociedad Zoom se enfrenta a más desafíos legales sobre el cifrado de extremo...

Zoom se enfrenta a más desafíos legales sobre el cifrado de extremo a extremo

El gigante de las videoconferencias, Zoom, ha sido objeto de otra denuncia por su pretensión de ofrecer una encriptación de extremo a extremo para las sesiones.

La demanda, presentada en un tribunal de Washington D.C., por un grupo de defensa sin fines de lucro, llamado Consumer Watchdog, alega que la empresa dijo falsamente a los usuarios que ofrece una encriptación completa.

Zoom aseguró, anteriormente, que ofrecía encriptación de extremo a extremo, pero esa afirmación de marketing se puso en duda después de que un informe de The Intercept dijera que la plataforma de Zoom en realidad utiliza encriptación de seguridad de la capa de transporte (TLS), proporcionando sólo encriptación entre los usuarios individuales y los proveedores de servicios en lugar de encriptar la comunicación directamente entre los usuarios de un sistema. Eso, en teoría, permitiría al servicio acceder a los datos de los usuarios si así lo desea y dejarlo abierto a posibles escuchas de un tercero determinado.

En cambio, la encriptación de extremo a extremo se produce cuando el tráfico se encripta en el dispositivo del usuario de origen, permanece encriptado mientras se encamina a través de los servidores y luego se desencripta sólo en el dispositivo del usuario de destino.

La demanda pide un mandato judicial contra Zoom para evitar que distorsione sus medidas de seguridad ante los consumidores; y daños y perjuicios legales en virtud de la Ley de Protección del Consumidor, que permite multas de hasta 1.500 dólares por violación. Eso podría sumarse rápidamente, dependiendo del número de consumidores del área de D.C. que el tribunal considere que fueron afectados.

Hasta ese momento, el uso de Zoom ha estado a la altura del nombre de la empresa. En su llamada de ganancias del primer trimestre fiscal (realizada en junio), los ejecutivos dijeron que el uso de la plataforma se multiplicó por 30 en abril, ya que los cierres de COVID-19 obligaron a la mayoría de la gente a conectarse con otros virtualmente. Zoom vio un pico de 300 millones de participantes diarios en el trimestre, y los clientes de pago se han más que triplicado. Como resultado, Zoom dijo que espera que los ingresos de todo el año alcancen un total de 1.800 millones de dólares para 2020, lo que, como indicador de crecimiento, duplica las proyecciones de ventas que ofrecía en marzo.

Mientras tanto, en la demanda también se alega que Zoom enrutaba algunas conferencias a través de servidores en China, con lo que los usuarios corrían un mayor riesgo de escuchas y violaciones de la privacidad. La conexión Zoom-China ha estado en la pantalla de radar del Senado de los Estados Unidos, con los senadores Richard Blumenthal (D-Conn.) y Josh Hawley (R-Mo.) pidiendo recientemente al Departamento de Justicia que la investigue; bajo ese escrutinio, Zoom dijo que planea cortar las ventas a China a partir del 23 de agosto.

El popular servicio de videoconferencia, además se enfrenta a otras múltiples acusaciones, incluida una demanda colectiva anterior presentada por uno de sus accionistas en abril en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Norte de California. En ella se alega que la empresa hizo “declaraciones materialmente falsas y engañosas” que exageraban sus medidas de privacidad y seguridad (incluidos los niveles de cifrado), y afirma que Zoom no reveló adecuadamente su falta de cifrado de extremo a extremo. Además, la demanda alega que Zoom ha puesto a los usuarios “en un mayor riesgo de que su información personal sea accedida por partes no autorizadas, incluido Facebook”.

Con información de: Threat Post.