Home Concientización 5 maneras en que la inteligencia artificial se utiliza para mantener segura...

5 maneras en que la inteligencia artificial se utiliza para mantener segura la información sensible

La inteligencia artificial es una herramienta inmensamente útil tanto para las empresas como para los consumidores, cómo utilizar la inteligencia artificial para asegurar la información sensible

La inteligencia artificial (IA) es una herramienta inmensamente útil tanto para las empresas como para los consumidores. Al procesar los datos rápidamente y predecir el análisis, la IA puede hacer todo, desde automatizar los sistemas hasta proteger la información.

De hecho, mantener los datos seguros es una parte significativa de lo que la IA hace en el mundo moderno, aunque algunos ciberdelincuentes utilizan la tecnología para sus propios medios.

Cuanto más empleamos la inteligencia artificial para la protección, más posibilidades tenemos de combatir a los hackers de alta tecnología. Aquí hay algunas formas en que la IA asegura nuestros datos.

1. Detección temprana

Muchos piratas informáticos utilizan un enfoque pasivo en el que se infiltran en los sistemas para robar información sin alterar las operaciones. Estos ataques pasivos pueden tardar meses o incluso años en notarse si se encuentran. Con la IA, las empresas pueden detectar un ciberataque con antelación o tan pronto como el hacker entra en el sistema.

El volumen de las amenazas cibernéticas es masivo, especialmente porque muchos hackers pueden automatizar el trabajo. Desafortunadamente, estos ataques son demasiado para que los humanos luchen solos contra ellos. Sin embargo, la IA es la mejor multitarea que existe, capaz de encontrar amenazas maliciosas al instante y alertar a los humanos o bloquear al atacante.

2. Predecir y prevenir

Parte del proceso de detección es predecir la actividad antes de que pueda ocurrir. El Departamento de Policía de Nueva York hizo una de las primeras implementaciones de la tecnología de predicción en 1995. Su software, CompStat, tiene en mente la filosofía y las habilidades de organización. Esta técnica policial predictiva pronto se extendió a otras comisarías de los Estados Unidos.

Estar en alerta en todo momento es difícil, incluso para la IA y otras formas de software automatizado. Al predecir las amenazas, los sistemas pueden crear defensas específicas antes de que se produzca un ataque. Con esta técnica, el sistema funciona con la mayor eficiencia posible sin sacrificar la seguridad, especialmente porque hay medidas en vigor en todo momento.

3. Cifrado

Aunque detectar una amenaza que entra en un sistema es fantástico, el objetivo es asegurarse de que no puedan entrar en absoluto. Las empresas pueden construir muros de defensa de muchas maneras, una de ellas es camuflar los datos por completo. Cuando la información se mueve de una fuente a otra, es particularmente susceptible a ataques y robos. Por lo tanto, las empresas necesitan encriptación en el camino.

La encriptación es simplemente cambiar los datos a algo que parece no tener sentido, como un código, que el sistema luego descifra en el otro lado.

Mientras tanto, cualquier hacker que vea la información verá trozos de texto aleatorios sin significado aparente. Programas como iManage, que trabaja con bufetes de abogados y departamentos legales corporativos, implementan la encriptación como primera línea de defensa.

4. Protección con contraseña y autenticación

Las contraseñas son la base de la ciberseguridad. Aunque son tan comunes que muchos piratas informáticos pueden evitarlas fácilmente, prescindir de ellas es pedir a alguien que robe tus datos. Por suerte, aplicar la IA a la mezcla puede hacer que las contraseñas sean más seguras.

Antes, una contraseña era una palabra o frase. En la era moderna, las palabras no son suficientes. En su lugar, las empresas utilizan movimientos, patrones y biometría para desbloquear la información. La biometría se refiere a usar algo único en el cuerpo para abrir algo, como escáneres de retina y huellas dactilares.

El iPhone X de Apple, por ejemplo, usa una función llamada Face ID, que escanea tus rasgos faciales con sensores infrarrojos y convierte esa información en una contraseña.

5. Autenticación multifactorial

Una cosa mejor que tener una increíblemente buena contraseña es tener muchas. Sin embargo, el aspecto multifactorial cambia cómo funcionan estos códigos. A veces, estar en un lugar diferente requerirá que un usuario introduzca una contraseña única. Emparejado con el sistema de detección de la IA, los caracteres pueden incluso cambiar.

Al permitirse ser dinámico y trabajar en tiempo real, el acceso puede modificarse en caso de ataque. El multifactor no sólo crea múltiples muros de seguridad, sino que también es inteligente en cuanto a quién deja entrar.

Este sistema aprende acerca de las personas que entran en la red, haciendo que los patrones de su comportamiento y hábitos se crucen con el contenido malicioso y determinando sus privilegios de acceso.

La tecnología de la IA puede pensar por sí misma, más o menos. Puede detectar patrones, encontrar fallos e incluso ejecutar planes para arreglar problemas. En el ámbito de la ciberseguridad, este sistema crea una nueva capa de protección.

Con la adición de la inteligencia artificial, todo el aspecto de la ciberseguridad ha cambiado para siempre y sigue evolucionando a un ritmo rápido. Cuantos más avances alcancemos, más cambiará el campo. Dentro de una década, puede que ni siquiera reconozcamos las características de seguridad de cuando surgió Internet.

Con información de: Security Affairs.