Home Gobierno Facebook no aceptó brindar información de usuarios a los gobiernos

Facebook no aceptó brindar información de usuarios a los gobiernos

Facebook rechazó recientemente las peticiones de los representantes de los gobiernos de EE.UU., Reino Unido y Australia, de poner fin al cifrado de extremo a extremo de sus servicios de mensajería, en una carta dirigida a la Fiscalía General de los Estados Unidos y a sus homólogos de Reino Unido y Australia.

La declaración del gigante de los medios sociales se produjo en respuesta a una carta abierta, en octubre, de representantes de gobiernos de países de todo el mundo, en la que pedían a Facebook que permitiera a sus respectivas administraciones acceder a los chats de los usuarios.

Las autoridades gubernamentales, habían sugerido que Facebook proporcionara un canal especial de puerta trasera, específicamente para las fuerzas del orden en sus respectivos países, con el fin de ayudarles a combatir el uso de aplicaciones de mensajería segura para compartir imágenes sexuales infantiles, la explotación y el abuso de los niños con el anonimato y el intercambio de información relacionada con actividades terroristas.

Según BuzzFeed News, que ha seguido de cerca esta interacción, el director de WhatsApp, Will Cathcart, y el director de Messenger, Stan Chudnovsky, respondieron a la carta abierta de octubre afirmando: “Es simplemente imposible crear una puerta trasera de este tipo para un propósito y no esperar que otros intenten abrirla. Los mensajes privados de la gente serían menos seguros y los verdaderos ganadores serían aquellos que trataran de aprovecharse de esa seguridad debilitada. Eso no es algo que estemos dispuestos a hacer”.

Esto se produce en un momento en el que Facebook declaró públicamente su intención de implementar el cifrado de extremo a extremo -que sólo existe por el momento en WhatsApp- en Instagram Direct y en Messenger también. El cifrado de extremo a extremo es un método de cifrado de datos que impide que cualquier persona que no sea el remitente y el receptor de los datos pueda leer o modificar el contenido transferido.

El debate en curso sobre este método de encriptación se ha dividido generalmente en dos argumentos principales: uno que favorece la privacidad de los individuos (pro-encriptación) y otro que favorece la seguridad y la seguridad pública (pro-de-encriptación). Aunque el cifrado de extremo a extremo se considera generalmente un buen método para proteger los datos privados de las personas, ha habido casos en el pasado en los que se ha pasado por alto este tipo de cifrado con la ayuda de programas maliciosos avanzados.

El ejemplo más conocido fue en el mes de octubre de 2019, cuando se utilizó un software de fabricación israelí llamado Pegasus para espiar en los mensajes de WhatsApp de periodistas, activistas y abogados de todo el mundo.

Con información de: Europa Press.