Home Concientización Según un estudio, Apple Watch podría detectar problemas cardíacos

Según un estudio, Apple Watch podría detectar problemas cardíacos

Apple y la Escuela de Medicina de Stanford, acaban de realizar el estudio cardíaco más grande de su tipo de todos los tiempos: 400.000 participantes con relojes Apple Watch. Los resultados preliminares del estudio acaban de ser publicados.

“La tecnología portátil puede identificar con seguridad las irregularidades de la frecuencia cardíaca que las pruebas posteriores confirmaron que eran fibrilación auricular”, indicaron desde Stanford.

En segundo lugar, la mayoría de nosotros no tenemos que preocuparnos por la fibrilación auricular.

Sólo el 0.5% de los 400,000 participantes tenían síntomas de fibrilación auricular. Stanford dice que ese es un hallazgo importante, porque los médicos temían que dar acceso a la gente promedio a la tecnología de detección de fibrilación auricular resultaría en una avalancha de visitas innecesarias al médico y al hospital.

Sin embargo, lo que es aún más importante, cuando el Apple Watch informa de problemas, generalmente son reales, sugiere el estudio preliminar:

Otra conclusión que arrojó la prueba, es que el ochenta y cuatro por ciento de las veces, se encontró que los participantes que recibieron notificaciones de pulso irregular estaban en fibrilación auricular en el momento de la notificación.

Stanford determinó este hecho pidiendo a los participantes de la encuesta que llevaran puesto el reloj Apple Watch mientras capturaban simultáneamente las grabaciones de los parches de electrocardiografía.

De manera interesante, sólo el 57% de las personas que tenían lecturas de fibrilación auricular en su reloj Apple Watch terminaron buscando atención médica, según el estudio. Esto parece indicar que algunas de las personas que reciben una notificación sobre las condiciones de a-fib no se lo toman en serio, o no tienen el seguro médico apropiado para hacerse la prueba económicamente.

Sin embargo, una aplicación especial para el estudio revisó el sensor de pulso cardiaco en busca de pulso irregular de forma intermitente, dice Stanford, y a los pacientes que se descubrió que tenían problemas potenciales se les notificó y se les pidió que usaran parches de ECG que confirmaban los síntomas.

El estudio fue financiado por Apple, pero los investigadores son positivos sobre las implicaciones futuras:

“El rendimiento y la precisión que observamos en este estudio proporcionan información importante a medida que buscamos comprender el impacto potencial de la tecnología vestible en el sistema de salud”, señaló en una declaración Marco Pérez, médico y profesor de Stanford y uno de los autores del informe. “Más investigación ayudará a la gente a tomar decisiones de salud más informadas”.

Con información de: Exhaustiva.