Home Entrevistas Norberto Gabott, Jefe de la División Pericias Informáticas de la Policía de la provincia...

Norberto Gabott, Jefe de la División Pericias Informáticas de la Policía de la provincia de Buenos Aires: “Siempre buscamos el error del delincuente”

Por Jorge González.

El jefe de la división de Pericias Informáticas de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, Norberto Adrián Gabott, dijo que en la fuerza siempre se busca el error del delincuente y remarcó que, por la gran cantidad de dispositivos disponibles para acceder a la red, “los delitos cibernéticos pueden cometerse en cualquier lugar”.

“La particularidad que tiene internet es que no necesariamente tiene que estarse en una gran ciudad para cometer un delito informático, sino que por la red puede llegarse a cualquier lugar. Tenemos causas a lo largo y a lo ancho de toda la provincia”, afirmó el oficial bonaerense.

Gabott actualmente trabaja con 20 personas a su cargo y, según reveló a Ciberseguridad LATAM, la fuerza cuenta hoy con un buen equipamiento informático para dar respuestas a las pericias que se le solicitan desde la justicia para las investigaciones den diversos tipos de delitos.

“Nosotros, los informáticos, siempre estamos detrás del error del delincuente”.

Hincha de Independiente, Gabott es un eximio deportista e integra el equipo del club Universitario de Quilmes, que actualmente juega en el torneo de la Unión de Rugby de Buenos Aires (URBA).

¿Cómo se puede definir la situación de la provincia de Buenos Aires con respecto al cibercrimen?

Nosotros trabajamos desde la Dirección de Investigaciones de Cibercrimen, un área que existe desde 2011 en la policía de la provincia de Buenos Aires. Desde allí, a través de tres equipos de trabajo tratamos de abarcar todos los delitos que se incluyeron en el Código Penal, en el 2008, en la Ley 26388. Una se dedica a investigar los delitos de pornografía infantil, otra los delitos informáticos en general, y la tercera pone foco en las pericias informáticas.

A través de la tarea que ustedes realizan, ¿pueden detectar un crimen?

Nosotros no nos dedicamos a hacer prevención, y como es un área investigativa, tomamos el delito cuando ya fue cometido.

¿Cuáles son los casos más resonantes en los que trabajó?

Uno de los más impactantes fue el caso de un profesor de inglés, acusado de haber abusado de muchísimos menores. Esa es una causa que trabajamos con la Dirección de Cibercrimen, después de la recepción de la denuncia por parte de una las víctimas, los allanamientos y las pericias. Hay cerca de 20 víctimas de este señor.

¿La tasa de delitos aumenta en los grandes conglomerados?

No. Particularmente internet lo que tiene es que no necesariamente tiene que ser una gran ciudad para que se cometa éste tipo de delitos, sino que por la particularidad de la red, se llega a cualquier lugar. Tenemos causas en Bahía Blanca, Azul, Avellaneda, La Plata, por mencionar solo algunas ciudades de la provincia.

“Los delitos cibernéticos pueden cometerse en cualquier lugar”.

¿Trabajan con identidades robadas?

Sí, también. Hacemos investigaciones cuando hay casos de suplantación de identidad. Normalmente, las personas que cometen ilícitos por internet no usan su identidad, por eso nosotros estamos tratando de identificar a quién está realmente detrás del perfil que estamos investigando.

Una vez que la víctima realizó la denuncia, ¿cómo enfocan la investigación?

De diversas maneras. Nosotros, los informáticos, siempre estamos detrás del error del delincuente. Por ejemplo, si utiliza Facebook, lo puede hacer de tal manera que nosotros no podamos llegar a él: por lo tanto, es imprescindible buscar el error.



Los ciberdelitos más frecuentes

¿Hay delitos que se dan con más frecuencia?

Hay delitos de grooming, donde adultos quieren captar a menores. Vemos también delitos de pornografía infantil. Y luego, dependiendo de las fechas, sobre todo cuando se acercan las vacaciones, también nos llegan denuncias por estafas que se realizan por el alquiler de vivienda. La gente por el afán de alquilar más barato no sigue los mecanismos de seguridad de las páginas, contrata por afuera y después es víctima de un fraude.