Home Entrevistas Julio Ardita, fundador de CYBSEC: “En ciberseguridad, Argentina está con un retraso...

Julio Ardita, fundador de CYBSEC: “En ciberseguridad, Argentina está con un retraso respecto de Uruguay, Chile y Brasil”

Foto: YouTube.

Por Jorge González.

Durante el desarrollo de SEGURINFO 2018 tuvimos la oportunidad de entrevistar al experto en seguridad informática y fundador de CYBSEC by Deloitte, Julio Ardita, afirmó que “en materia de ciberseguridad, Argentina está con un retraso respecto de Uruguay, Chile y Brasil”. También resaltó que “si bien el país ha venido creciendo, todavía falta y tendríamos que estar más adelante”.

Apodado “El Gritón” en el mundo cibernético, Ardita hoy es un referente de consulta de las más importantes empresas de tecnología, que lo buscan para protegerlas de intrusos informáticos. Considerado uno de los hackers más famosos de Argentina, con solo 21 años ingresó desde su computadora a los sistemas de seguridad de la NASA y el Pentágono, vulnerándolos con la utilización de líneas de teléfono convencionales 0800 de Telecom. Tras ser descubierto, tuvo que enfrentar un juicio en Estados Unidos y otro de la empresa de telefonía. ¿El desenlace? Debió pagar multas leves y hacer trabajos comunitarios, pero no fue a prisión.

¿Qué es un hacker y cómo lo calificarías?

Si hablamos de la seguridad de la información, nosotros vemos a un hacker como una persona con una motivación de aprender, de ir desarrollando habilidades y de superar los estándares.

Desde el punto de vista de la ciberseguridad, hablamos de un intruso que ahí intenta entrar a un sistema. No hablamos tanto de hacker sino de intruso, porque hacker para nosotros tiene una connotación positiva, pero en los medios masivos de comunicación el hacker es el malo. Es considerado intruso aquel que entra en una red, extrae información y después la negocia.

“En Argentina aún hay un déficit importante en todo lo vinculado a infraestructuras críticas”.

¿Cómo están los gobiernos respecto de posibles ataques?

Depende de los gobiernos. En el caso de Argentina, a nivel gubernamental tiene tres líneas en el sistema de seguridad: el ministerio de Defensa, la parte militar donde hay un centro de ciberdefensa que está trabajando para proteger al país; el ministerio de Seguridad, donde en las distintas fuerzas (Gendarmería, Prefectura, Policía) tienen líneas de investigación para temas de seguridad; y finalmente el ministerio de Modernización, que dentro de su área tiene la parte de ciberseguridad, donde existe el equipo de respuestas antiincidentes, y lo que es propiamente la parte de infraestructuras críticas.

¿Cómo observa a Argentina respecto de la ciberseguridad en comparación con otros países de la región?

Argentina vino creciendo mucho, pero aún hay un déficit importante en todo lo vinculado a infraestructuras críticas y equipo de respuesta de incidentes, que quedó un poco relegado. Se está reactivando, pero la realidad es que venimos con unos años de atraso en relación a Uruguay, Brasil y Chile. Tendríamos que estar mucho más adelante.

“Vemos a un hacker como una persona con una motivación de aprender, de ir desarrollando habilidades y de superar los estándares”.

Para evitar intrusiones, ¿las empresas contratan hackers?

Actualmente, las compañías buscan expertos en los laboratorios de las universidades, y permanentemente están transformando el área de ciberseguridad para tener una defensa efectiva.



Recomendaciones para un usuario común, por Julio Ardita

Primero, que en su computadora personal o en su celular, que son los dispositivos que hoy en día se conectan a internet, traten de tener un sistema operativo válido, actualizado. Cuando uno instala una copia “trucha” de un sistema Windows, Microsoft te deja instalarlo y usarlo, pero no te deja actualizarlo. Entonces tu máquina queda abierta a un posible ataque. Luego, tener un antivirus al día. También es crucial tener mucho cuidado al ingresar los datos en un portal de compras o en la página de un banco. Finalmente, tener cuidado con los e-mails que uno recibe. No creer todo lo que nos llega, sino dudar un poco de los mensajes. Si recibimos, por ejemplo, una promoción de una compañía X que te regala un televisor, bueno, dudar, porque en la mayoría de los casos no es real. Y si te piden hacer un clic hacia un link, no completarlo, obviamente.